Opinión

Un actor imperturbable

La dimensión real del Senado se sigue resintiendo del papel secundario otorgado y de la incapacidad de los partidos de resolverlo. Es una incompetencia trabajada que justifica el bajo interés popular que suscita