La fuente de la Cibeles, en Madrid, rodeada de vallas y banderas de España.

La España monofónica

Sin el contrapeso de Barcelona (con el equilibrio ecológico roto), Madrid parece no tener ya límites, mientras Valencia intenta abrir el paraguas de la descentralización