_
_
_
_
¿Por qué chocar las manos sienta tan bien?

¿Por qué chocar las manos sienta tan bien?

¿Cuántas veces, en presencia de un querido al que vemos deprimido, triste, angustiado o dolorido, hemos sentido la necesidad de darle un abrazo, de hacerle una carantoña? Y, ¿cuántas veces, en un momento de estrés y de máxima tensión y nervios, hemos ansiado y necesitado sentir una mano en el hombro que nos infundiese calma, ánimo y tranquilidad? Seguramente muchas más de las que somos capaces de recordar. La cuestión es si esta necesidad y aquel instinto son reales —tienen una base fisiológica— o, simplemente, es una costumbre, un gesto compasivo.

Los mamíferos, ¿oportunistas evolutivos o no?

Los mamíferos, ¿oportunistas evolutivos o no?

En 1982 el paleontólogo Dale Russell imaginó cómo sería la especie dominante en nuestro planeta si los dinosaurios no se hubiesen extinguido. El resultado era el dinosauroide, un reptil bípedo e inteligente que habría evolucionado a partir del Stenonychosaurus (antes llamado Troodon) para ocupar el lugar que los inexistentes humanos no habríamos ocupado. Aunque la idea de Russell, muy popular, ha sido muy discutida y criticada, se basaba en una hipótesis que tradicionalmente se ha dado por válida: de no ser por la catástrofe que liquidó a los dinosaurios, los mamíferos no habrían podido prosperar hasta dar origen a los humanos. Pero ¿realmente es así? ¿Debemos nuestra existencia al oportunismo propiciado por una carambola espacial, o es más complicado que eso?

¿Por qué nos atacan los animales?

¿Por qué nos atacan los animales?

El 12 de mayo de 2024 los dos pasajeros del velero de 15 metros Alboran Cognac, que navegaba por aguas del estrecho de Gibraltar entre España y Marruecos, sintieron golpes en el casco y en el timón, hasta que el agua comenzó a invadir la embarcación. Un grupo de orcas estaba atacando la nave. Los dos ocupantes fueron rescatados por un petrolero, pero el velero se hundió. El incidente fue uno más de muchos ocurridos desde 2020 en el mismo lugar, atribuidos a un grupo de unas 15 orcas denominado Gladis. El público reacciona a estos sucesos con explicaciones basadas en términos morales, la venganza de la naturaleza contra la maldad del ser humano, aunque biológicamente esto no tiene sentido. Las orcas son un ejemplo más, pero existen infinidad de casos históricos de ataques no provocados de animales a humanos. ¿Por qué se producen? ¿Hay causas comunes?

Las consecuencias imprevistas de la protección del medioambiente

Las consecuencias imprevistas de la protección del medioambiente

Los seres humanos somos solucionadores de problemas por naturaleza, nos encantan los retos que impulsan nuestro crecimiento y madurez. Pero aunque somos excelentes anticipando las consecuencias inmediatas de nuestras decisiones o acciones, a menudo nos cuesta prever los efectos de segundo orden: las consecuencias de las consecuencias. Muchas soluciones aparentemente razonables, como el uso del DDT para combatir los insectos, han tenido desastrosas consecuencias imprevistas, encapsuladas en el viejo adagio de que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones. Aquí examinamos soluciones bienintencionadas destinadas a mejorar la vida humana o el medioambiente que al final resultaron desastrosamente mal.

Tejidos innovadores para una moda más sostenible

Tejidos innovadores para una moda más sostenible

Hoy en día ningún ciudadano informado ignora qué industrias conllevan una profunda huella ambiental: los combustibles fósiles, la agricultura y la ganadería, el transporte, la energía… Pero rara vez se cita al elefante en la habitación: la moda es la tercera industria más contaminante, responsable de hasta el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y teniendo en cuenta que dos terceras partes de ello se deben a los materiales, la innovación en fibras textiles podría reducir sustancialmente el coste ambiental de esta industria.

Los animales y plantas que han construido la ciencia

Los animales y plantas que han construido la ciencia

Desde que existen los laboratorios de biomedicina, se han utilizado animales y plantas con distintos fines, como desentrañar los mecanismos de los seres vivos y sus enfermedades, producir compuestos de interés o probar medicamentos y otras sustancias. En este último caso, los animales son el paso obligado en los llamados ensayos preclínicos antes de los ensayos clínicos en humanos. La larga tradición histórica ha llevado al lenguaje común hablar de conejillos de indias o cobayas, pero lo cierto es que estos animales apenas se utilizan en la ciencia moderna. Repasamos aquí cuáles son las especies a las que debemos la mayor parte del conocimiento científico actual.

_
_
_