Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calendario del juicio

7 DE MAYO - DÍA 40

El relato ciudadano del 1-O

Varios votantes narran la violencia de la Guardia Civil y la policía durante el referéndum ilegal

juicio al proces
Vista general del Salón de Plenos del Tribunal Supremo.

El juicio del procés en el Tribunal Supremo ha proseguido este martes con nuevos testigos de las defensas, entre ellos el empresario Joan Porras y varios socios de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) —llamados por la defensa del expresidente de la asociación Jordi Sánchez— que participaron en la votación del 1 de octubre de 2017, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. Los ciudadanos han relatado la violencia que sufrieron a manos de la Guardia Civil y la Policía Nacional durante el 1-O mientras trataban de votar. El segundo testigo de esta tarde, Antonio Taules, trabajador en una empresa textil que votó el 1-O en la Escola Joventut  (Callús, Barcelona, 2.000 habitantes), ha reconocido que sabía "por los medios de comunicación" que el referéndum estaba suspendido y que la Justicia había ordenado a las fuerzas de seguridad requisar el material electoral. "Fui a las cinco de la mañana porque queríamos salvaguardar nuestros derechos", ha respondido a preguntas del fiscal el testigo, que también ha relatado agresiones por parte de varios guardias civiles. Otra declarante, Dolors Prats, pequeña empresaria jubilada que fue a votar al centro Ausiàs March (Barcelona), ha explicado que a su colegio electoral no fue ningún policía o guardia civil y que la pareja de Mossos que sí acudió no trató de acceder al edificio porque "era imposible" por la gran cantidad de gente que había: "Todo fue lúdico, la gente estaba ilusionada por votar".

Crónicas

Fui a las cinco de la mañana porque queríamos salvaguardar nuestros derechos

Antonio Taules, ciudadano que votó el 1-O en la Escola Joventut

Opinión

Protagonistas

Rajoy recurrió a la fuerza policial el 1-O

El Gobierno recurrió el 1-O a la Policía Nacional y la Guardia Civil y al uso de la fuerza para descabezar el referéndum de independencia convocado por la Generalitat y suspendido por el Tribunal Constitucional. Pese a la ofensiva judicial y policial contra la consulta, cientos de colegios electorales abrieron en toda Cataluña en un acto de claro desafío al Ejecutivo y a los tribunales.

Todo fue lúdico, la gente estaba ilusionada por votar

Dolors Prats, empresaria jubilada que participó en el referéndum del 1-O en el centro Ausiàs March

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información