Seleccione:
EL PAÍS
Fernando Garea, en una imagen de marzo de 2017.

Garea

Nunca fue de incendiario, de kamikaze, de sensacionalista. Era tan inteligente como sensato ejerciendo su profesión, y también un profesional, ese concepto tan poco extendido

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada