Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Garea

Nunca fue de incendiario, de kamikaze, de sensacionalista. Era tan inteligente como sensato ejerciendo su profesión, y también un profesional, ese concepto tan poco extendido

Fernando Garea, en una imagen de marzo de 2017.
Fernando Garea, en una imagen de marzo de 2017.ÁNGEL DÍAZ (EFE)
Más información
Morirse
Kirk Douglas

Conocí a Fernando Garea en los años ochenta, trabajando en Diario 16, aquel periódico tan curioso que dirigía con multitud de ideas un purasangre del periodismo impreso. Continuamos en El Mundo y volvimos a coincidir en este periódico. Se dedicaba a algo que a mí me resulta tan farragoso o ingrato como la información política, las movidas en el Parlamento, esas cosas. Pero siempre leí con interés sus artículos y además me creía lo que contaba. Por ello, alcanzó algo que ni se compra ni se vende llamado prestigio, el auténtico, el de verdad. Nunca fue de incendiario, de kamikaze, de sensacionalista. Era tan inteligente como sensato ejerciendo su profesión. Y también un profesional, ese concepto tan poco extendido. O sea, alguien en posesión de lo que hay que tener, haciendo lo que hay que hacer.

Ser tan serio en su trabajo no le impedía al Garea relajado utilizar un humor sardónico y caústico en la vida cotidiana, reírse el primero de sus propias gracias y contagiártelo, discutir con ingenio sobre lo divino y lo humano, plantear dudas, incluso aceptar consejos de alguien tan turbulento como yo sobre películas y libros. Creo que se llevaba razonablemente bien con el universo sobre el que escribía. Sin perder la independencia de sus criterios. Y esa libertad le obligó a largarse de diversos medios cuando intentaban acorralarle.

Y ahora, que se suponía disponía de autonomía como presidente de la agencia Efe, le han vuelto a lapidar por no seguir perrunamente las consignas. Y lo ha hecho gente próxima a su ideología, no el implacable fuego enemigo. Su despedida tiene brío. "Una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno". Ellos no piensan lo mismo. Los de antes, los de hoy, los de mañana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS