Tribuna

El apoliticismo catalán

Un individualismo acérrimo, que solo se ocupa de los negocios propios, sería la causa del desentenderse de las instituciones públicas. Cataluña ha vivido ante el dilema de acoplar el Estado español a sus necesidades o separarse