¿Debe un Gobierno negociar con delincuentes violentos como El Salvador con las maras?

El principio de acuerdo entre el Gobierno salvadoreño y las pandillas violentas, llamadas maras, sienta el precedente de un proceso de paz entre un Ejecutivo democrático y grupos de delincuentes. El pacto aspiraría a un cese de la violencia a cambio de beneficios penitenciarios para los pandilleros detenidos. Se trata de un acuerdo inédito en América. ¿Es legítima la negociación con guerrilleros, como en algunos países latinoamericanos? ¿El acuerdo de El Salvador puede ser una solución a la violencia en Centroamérica?