_
_
_
_

La Policía difunde fotos del sicario fugado de la cárcel y pide ayuda ciudadana para encontrarlo

Interior destaca que es un individuo “altamente peligroso” y lo incluye en su lista de los más buscados

El Pastilla Alcalá Meco
Imágenes de Yousef Mohamed Lehrech, 'El Pastilla', difundidas por la Policía para pedir la colaboración ciudadana en su localización.Policía Nacional
Óscar López-Fonseca

La Policía Nacional ha pedido, a través de mensajes en la red social X (antes Twitter), la colaboración de los ciudadanos para localizar a Yousef Mohamed Lehrech, alias El Pastilla, el presunto sicario que se fugó de la prisión madrileña de Alcalá-Meco el sábado. Estos mensajes van acompañados de la advertencia de que es “altamente peligroso” e incluyen, en uno de ellos, hasta cuatro fotografías del fugitivo, además de detallar su estatura (1,88 metros) y edad (20 años). Mohamed Lehrech fue encarcelado en abril acusado de asesinar en Algeciras (Cádiz) a un supuesto narcotraficante en un ajuste de cuentas. Meses después, cuando ya estaba en prisión, las fuerzas de seguridad le relacionaron con un segundo crimen por encargo, este cometido en octubre de 2022. La Policía pide ahora a quien lo haya visto o tenga alguna información sobre su paradero que lo comunique a través del teléfono 091 o con un correo electrónico a la dirección losmasbuscados@policia.es. También solicita que se reenvíen sus mensajes en las redes sociales para alcanzar una mayor difusión.

La fuga de El Pastilla del Centro Penitenciario Madrid II se produjo la víspera del día de Nochebuena en unas circunstancias que aún investiga Instituciones Penitenciarias. Las primeras pesquisas apuntan a la concurrencia de, al menos, cuatro fallos de seguridad que desembocaron en que el recluso pudiera salir de la prisión caminando tranquilamente por la puerta principal. Las imágenes grabadas por el circuito de videovigilancia del recinto recogieron con detalle el periplo seguido por el evadido desde el módulo de comunicaciones, donde tenía previsto celebrar un vis a vis (encuentro con contacto físico) con cuatro familiares, hasta el control de salida. Supuestamente, el evadido se mezcló con personas que iban a visitar a otros reclusos para pasar inadvertido y, tras encontrar una puerta abierta, abandonar la cárcel sin que nadie le diera alto. Las primeras investigaciones apuntan a la posible negligencia en la actuación de varios funcionarios de prisiones y guardias civiles.

Mohamed Lehrech llevaba ocho meses en prisión preventiva acusado de ser el autor de dos asesinatos. El primero lo cometió el 6 de octubre de 2022, cuando presuntamente mató a un trabajador del puerto de Algeciras (Cádiz) por encargo de Nayim K. A., Tayena, cabecilla de una banda de narcotraficantes de la que el ahora fugitivo formaba parte entonces. La investigación reveló que la víctima de aquel crimen no era el objetivo de los narcos, pero que El Pastilla se equivocó porque usaba un vehículo similar al que conducía el integrante del grupo rival, el de los Piolín, al que pretendían asesinar.

El segundo homicidio del que se le acusa se produjo el 12 de abril de este año y fue el del propio Tayena, el que había sido su jefe, al que supuestamente disparó casi a bocajarro en el abdomen cuanto salía de su casa en Los Cortijillos, en Los Barrios, también en la provincia de Cádiz. El Pastilla fue capturado en Algeciras cuando trataba de subir al ferri con destino a Ceuta para esconderse. Cuando fue arrestado, Mohamed Lehrech admitió ante la Guardia Civil el crimen y aseguró que la pistola utilizada la había arrojado al mar. La Policía también lo implica en un tiroteo registrado a comienzos de abril en la barriada Juan Carlos I, de Ceuta, en el que no hubo heridos y que la investigación relaciona con la guerra abierta entonces entre clanes rivales por hacerse con el control del tráfico de drogas en la periferia de la ciudad autónoma.

Tras su encarcelamiento, El Pastilla fue incluido por Instituciones Penitenciarias en el Fichero de Internos de Especial Seguimiento (FIES), un sistema creado hace más de 25 años para incrementar el control sobre determinados presos y, de este modo, “garantizar la seguridad” dentro de las cárceles. En concreto, fue catalogado como FIES-5, uno de los cinco ficheros que existen y que está destinado a lo que se denominan presos de “características especiales”, entre ellos los acusados de delitos vinculados al crimen organizado o de especial gravedad, como era su caso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde entonces había estado en la cárcel de Botafuegos, en Algeciras, pero a comienzos de diciembre fue trasladado ante el riesgo de que fuera agredido por otros reclusos ligados a la banda de la segunda de sus víctimas. El destino fue la prisión de Alcalá-Meco, centro de referencia para los reclusos menores de 21 años, de la que ha conseguido fugarse.


Sobre la firma

Óscar López-Fonseca
Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. En sus ratos libres escribe en El Viajero y en Gastro. Llegó a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_