Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes empresas vizcaínas no encuentran soldadores y otros especialistas cualificados

Cuando a comienzos de los años ochenta la reconversión industrial hizo estragos en los empleos tradicionales de la llamada industria pesada (soldadores, mandrinadores, forjadores) nadie podía imaginar que a finales del decenio siguiente las empresas vizcaínas iban a tener problemas para encontrar trabajadores cualificados en estas especialidades. Las jubilaciones anticipadas y la mala reputación de estos oficios, -el padre soldador que se había quedado en el paro ya no le recomendaba a su hijo seguir sus pasos- ha llevado a que nadie demande estos estudios en las escuelas profesionales de Vizcaya. Empresas como la fabricante de motores ITP están negociando con la SPRI (Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial) y las escuelas profesionales de Somorrostro y Barakaldo poner en marcha un plan piloto para formar estos especialistas.