Columna

El estómago

No solo se rompe un país desde el secesionismo y una izquierda aquejada de superioridad moral, también desde el interés por fomentar una división radical entre los ciudadanos