Columna

La cita

Empezar a ver mundo por París parece muy buena idea. Pero allí Laura Sanz se encontró con el horror inesperado, la explosión de gas, la muerte perentoria, inaplazable: su cita en Samarra