Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La disolución de las Cortes impide tramitar la supresión del voto rogado

PSOE y Podemos pactaron una reforma que rechaza el PP

Elecciones Generales 2019
Intervención de Pablo Casado en el Congreso ante Pedro Sánchez, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Justicia, Dolores Delgado.

La iniciativa ha muerto antes de ver la luz. Los más de dos millones de españoles residentes en el extranjero seguirán sometidos a la legislación actual sobre el voto rogado ya que su modificación no ha llegado a tiempo. La Legislatura va a concluir sin que la proposición de ley firmada por el Grupo Socialista y por Unidos Podemos haya podido tramitarse.

Esta iniciativa figuraba en el orden del día del pleno del Congreso de este jueves, último de esta legislatura, pero la presidenta del Congreso, con el apoyo de los grupos, decidió retirarla del mismo y, por tanto, no someterla a votación, al estar condenada a decaer el próximo martes, cinco de marzo, cuando se disuelvan Las Cortes, como es preceptivo para que empiecen a contar los 54 días previos a las elecciones generales.

El acuerdo entre el PSOE y Unidos Podemos llegó tarde, ya que estos grupos presentaron la iniciativa apenas hace veinte días. Se trataba de una proposición de ley que ambas formaciones solicitaron que se tramitara por el procedimiento abreviado de lectura única, pero en ningún caso se hubiera podido aprobar en tan pocos días. Estos dos grupos tomaron en consideración el texto que elaboró una comisión interministerial y fue presentado en octubre pasado, aunque ambos partidos introdujeron algunos cambios.

Lo cierto es que la ley actual ha reducido al mínimo la participación de los más de dos millones de españoles residentes en el extranjero desde su entrada en vigor en 2011, porque los obstáculos son insalvables para muchos. Ahora se trataba de facilitar los requisitos con la remisión de oficio de una papeleta en blanco a todos los inscritos en el Censo de Electores Residentes Ausentes. Se trata de poner en marcha el proceso antes de que se proclamen las candidaturas y evitar que muchos votos lleguen fuera de plazo, como ocurre actualmente. El PP también cree necesario que se reforme pero no en la misma línea que el PSOE y Unidos Podemos, ya que rechaza esa papeleta en blanco y aboga por que el documento se remita cuando las candidaturas estén ya proclamadas. La reforma tendrá que esperar hasta la próxima legislatura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >