Seleccione:
EL PAÍS
La Sierra de Cantabria y la Sierra de la Demanda escoltan un paraíso enológico, que permite muchas actividades al aire libre gracias al clima cómplice.
ESPECIAL PUBLICIDAD

Para hacer enoturismo, mejor donde se inventó: en Rioja

Un pícnic en un viñedo, una sugerente cata o maridajes en una bodega con menú degustación. Terruño, diversidad. El catálogo de ofertas enológicas se dispara en estos meses de otoño en la Denominación de Origen por excelencia de España, con días de sol, colores memorables y planes de turismo activo, además de toneladas de historia y cultura para los visitantes