El parador de Argómaniz, a 15 kilómetros de Vitoria (Álava).

A la Llanada Alavesa ya no se va de paso

Esta planicie, con el parador de Argomaniz como centro de operaciones turísticas, sigue funcionando como lanzadera de visitantes a las capitales que la rodean pero ahora también como una zona que atrapa al de fuera gracias a las iniciativas de sus habitantes

El parador de Corias, en el concejo de Cangas del Narcea (Asturias).

Un retiro activo en el interior de Asturias

Cangas del Narcea se desprende emocionalmente de la minería y se abre a lo que viene apoyado en sus profundos valles y el especialísimo bosque de Muniellos, en el resurgir de su vino y en un monasterio, el de Corias, reconvertido en parador

El parador de Jarandilla de la Vera (Cáceres).

La Vera en rojo, verde y azul

Tierra del pimentón, esta fértil comarca cacereña habilitó su castillo-parador y el monasterio de Yuste hace 500 años para que el emperador Carlos V pasara sus últimos meses y hoy busca atraer a visitantes en los primeros días de libre movimiento

El hostal de San Marcos en León.

La segunda casa de los leoneses

El nuevo parador de León, ubicado en el renacentista convento de San Marcos y con un gran peso en la ciudad, se alía con ella para conseguir que los de fuera contribuyan a la recuperación de los de dentro