Opinión

Obispazos

"Ante el naufragio del ladrillo, la siderúrgica y la vida en general, la Iglesia católica ha visto el cielo abierto. Una salida luminosa a la pertinaz sequía de vocaciones que venía diezmando los seminarios"