Artículo bajo registro

Lucía Freitas: “Cuando empecé era un pitbull, y ahora soy la mamá de mi equipo”

Un sacrificado camino de trabajoy aprendizaje ha llevado a la cocineragallega a la élite de la gastronomía.De unos inicios llenos de inseguridadesa la entrada en el olimpo Michelinde su restaurante, A Tafona. A sus 39 añosreflexiona sobre su precoz carrera, eltránsito del frenesí laboral a una vida másequilibrada y el concepto de liderazgoen un oficio de egos hipertrofiados.