Crónica

Vida de portero

Analizado fríamente, ser guardameta consiste en tratar de poner el cuerpo para que te den pelotazos. Los atacantes no quieren darte, claro, pero tú sí quieres que te den. Curioso.