Marta y Eduardo Donato, en la oficina de Maladúa, la empresa que vende el jamón más caro del mundo. El ordenador muestra el mensaje: "sin conexión".

Vivir sin red

El productor del jamón más caro del mundo sufre, como casi cinco millones de españoles, una deficiente conexión a Internet o a la telefonía básica. Con clientes entre la élite mundial, tiene que subir a un monte para llamar o acercarse a un centro público para realizar gestiones habituales en línea

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada