ESPECIAL PUBLICIDAD
i

La red de 5G de Telefónica llega ya a más del 75% de la población española

Telefónica cumple con su compromiso de mejorar la conectividad en España, tanto en todas las comunidades autónomas como en más de 1.000 municipios, antes de que finalice el año

El pasado 1 de septiembre, Telefónica anunciaba el encendido de su red 5G con el compromiso de llevar las redes de esta quinta generación de telefonía móvil al 75% de la población española antes de que acabara el año. Y lo ha cumplido, porque ya ha desplegado el 5G para más del 75% de la población. Es una realidad en todas las comunidades autónomas y en más de un millar de municipios repartidos por el territorio. “Tenemos el compromiso en Telefónica de impulsar la digitalización completa de España. La puesta en marcha de la red 5G supone un salto de nivel hacia la hiperconectividad, que cambiará el futuro de nuestro país. Telefónica vuelve a demostrar que es y será parte de la solución y motor de progreso económico y social de España”, asegura José María Álvarez-Pallete, presidente ejecutivo de la compañía.

La multinacional se ha revelado como parte de la solución ante crisis tan desafiantes como la actual, manteniendo el compromiso de su equipo humano con la sociedad, clientes, proveedores y accionistas. Telefónica ha estado donde se la necesitaba, sirviendo a la sociedad, ya fuera garantizando las telecomunicaciones y la conectividad, para que pese al confinamiento la vida mantuviera su curso, o colaborando con las autoridades en la provisión de material sanitario y de recursos tecnológicos precisos para combatir la enfermedad.

A estas iniciativas, se ha sumado el encendido de la red 5G con el compromiso ya cumplido de llevarla al 75% de la población española. “España ya lidera las infraestructuras digitales de Europa con la red más extensa de fibra óptica. Y no ha sido por casualidad, sino por decisión y por inversión. Ahora vamos a trasladar esa historia de éxito al 5G con el despliegue más ambicioso de la Unión Europea. Telefónica se convierte así en el líder de la hiperconectividad en Europa a través de la combinación de la fibra y del 5G. Un 5G para todos, sin excepciones”, destaca Álvarez-Pallete.

El 5G traerá consigo un Internet más rápido, más potente y menos latente, con lo que ofrecerá más prestaciones y aplicaciones para el mundo empresarial y para los hogares. La quinta generación de telefonía móvil supondrá el salto definitivo del Internet de las Cosas (IoT), con miles de millones de objetos y dispositivos conectados entre ellos y con nosotros. De acuerdo con las previsiones de la consultora Gartner, habrá más de 25.000 millones de conexiones IoT en menos de cinco años y su uso aumentará en todos los sectores, sobre todo en el hotelero, la atención médica y las finanzas.

“Esta es una oportunidad de oro para que nuestro país lidere la cuarta revolución industrial. Con el 5G todo sucede en un milisegundo. Un milisegundo es lo que hace posible una cirugía remota, el coche autónomo, la gestión inteligente de los recursos energéticos y de las ciudades, o el entretenimiento más avanzado. Un milisegundo es mucho más que un nuevo tiempo de respuesta. Es la respuesta de Telefónica a los nuevos tiempos. Es el compromiso de Telefónica con el futuro del país”, sostiene Álvarez-Pallete.

Cumpliendo el plan estratégico

Telefónica ha seguido cumpliendo este año con las líneas marcadas por su plan estratégico presentado en noviembre de 2019, caminando hacia la Nueva Telefónica y trabajando sin descanso en la consecución de la hoja de ruta marcada. Se han producido avances como el acuerdo alcanzado durante la pandemia con Liberty para fusionar O2 y Virgin Media en Reino Unido, la adquisición de más de 10.000 emplazamientos de Telefónica Deutschland por parte de Telxius, la oferta ganadora por el negocio móvil de Oi en Brasil, la creación de una sociedad conjunta con Allianz para desplegar fibra en Alemania o la adopción de acuerdos de cloud o ciberseguridad.

Telefónica trabaja con las últimas generaciones de radio que permiten el doble uso 4G y 5G con el objetivo de llevar el 5G desde el primer momento al máximo de población. Los nuevos despliegues de las redes 5G irán acompasados de un paulatino apagado de las antiguas redes de segunda y tercera generación. El 100% de la red de cobre habrá sido sustituida por fibra antes de 2025, cuando también finalizará el apagado del 3G. Esto permitirá una gestión más eficiente de las inversiones debido a que no será necesario incrementarlas para abordar los nuevos despliegues.

El protagonismo de lo digital será igualmente determinante a la hora de encarar la recuperación de la crisis impuesta por el coronavirus. La reactivación económica y social debe plantearse mirando al futuro. Debe contar con la transformación digital como una de sus principales palancas. Aprovechando la mano tendida de Europa, España tiene la oportunidad de sentar las bases para una economía más digitalizada y tecnológica que permita afrontar la modernización del tejido empresarial y las Administraciones Públicas e impulsar la productividad. “Nuestra red siempre ha sido un activo diferencial. Por ella transcurre la vida de las personas y ha demostrado una fortaleza inigualable cuando más se la ha necesitado”, concluye Álvarez-Pallete.