Vista panorámica de Madrid desde el parque Cerro del Tío Pío, en Vallecas.
Columna

Irse de aquí

Hay una sensación graciosísima, irreal sólo a ratos, según la cual quien se va de Madrid cuando no toca, lo que hace es entregar las armas; y otra sensación, más palpable y terrorífica, según la cual le obligan a entregarlas

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada