Opinión

Octogenarios

Nunca habríamos imaginado que el supuesto ético y jurídico del estado de necesidad nos sería desfavorable, y que en el autobús de la vida, a nuestros años, nos había de corresponder ceder el asiento