Opinión

Indulta que algo queda

Aunque la vanidad le pudiera a Sánchez más que la capacidad y la modestia le pesara menos que la soberbia, con su actual política hacia el contencioso catalán está demostrando más agallas que todos sus antecesores