_
_
_
_
_

Dani Gallardo, el activista madrileño condenado por las protestas del ‘procés’, elude la cárcel y será puesto en busca y captura

El entorno del joven asegura que no atenderá al plazo dado por el tribunal ni entrará en prisión de forma voluntaria para cumplir una pena de cuatro años

Jesús García Bueno
La ocupación del aeropuerto de El Prat fue una de las movilizaciones más sonadas en las protestas contra la sentencia del 'procés'.
La ocupación del aeropuerto de El Prat fue una de las movilizaciones más sonadas en las protestas contra la sentencia del 'procés'.Andreu Dalmau (EFE)

Dani Gallardo va a retrasar lo máximo posible su entrada en prisión. El lunes, la Audiencia de Madrid le dio un plazo de tres días para ingresar de forma voluntaria. Gallardo, de 26 años, debe cumplir una condena firme de cuatro años de cárcel por los disturbios ocasionados durante una protesta, en Madrid, contra la sentencia del procés en 2019. Es la tercera vez que el tribunal le requiere para que ingrese en prisión y su entorno, que le está brindando apoyo en todo este proceso, ha anunciado a este diario que no se va a entregar voluntariamente ni va a ponerlo fácil. Si, como anuncia su red de apoyo, no se entrega, el tribunal emitirá en cuestión de días una orden de búsqueda y captura.

Gallardo se convertirá en el primer condenado por las protestas del procés que ingresará en prisión para cumplir condena, según confirman a este diario abogados que conocen el estado de las causas judiciales. En octubre de 2019, el Tribunal Supremo condenó a penas de entre 9 y 13 años de cárcel a los líderes políticos y sociales del referéndum del 1-O, lo que provocó una movilización sin precedentes. Las protestas, que en algunos casos derivaron en disturbios violentos, se celebraron casi todas en Cataluña. Pero también hubo en otras ciudades españolas, como Madrid. A una de esas marchas, el 16 de octubre, se sumó Gallardo, que fue detenido por haberse enfrentado a los antidisturbios.

El joven, que es rapero y está involucrado en movimientos antifascistas y anarquistas, pasó más de un año en prisión provisional. Quedó en libertad tras el juicio celebrado en la Audiencia de Madrid, donde fue condenado a cuatro años y medio de cárcel por desórdenes públicos y atentado a la autoridad. Gallardo formaba parte, según la sentencia, de un grupo de 80 personas que, con “palos y adoquines”, causó desperfectos en el mobiliario urbano y se enfrentó a los antidisturbios. Gallardo en particular causó una “contusión en el hombro izquierdo” a uno de los agentes. Como la sentencia no era firme, pudo seguir en libertad y se trasladó con su novia a vivir a Montblanc (Tarragona), donde consiguió trabajo y una red de apoyo. Hasta que el Tribunal Supremo dictó la sentencia definitiva, que rebajaba ligeramente la inicial: cuatro años de cárcel.

La Audiencia de Madrid, el órgano que le condenó en primer lugar, rechazó suspender la ejecución de la pena. Gallardo debía ingresar en prisión y así se lo comunicó, por primera vez, el 25 de julio de 2023, cuando le dio un plazo de diez días para hacerlo de forma voluntaria. La defensa del joven recurrió y solicitó de nuevo la suspensión con el argumento de que el Gobierno de Pedro Sánchez está tramitando una ley de amnistía de la que sería pleno beneficiario. El texto, pendiente de aprobación en el Congreso, prevé entre otras cosas amnistiar los delitos cometidos durante actos de protesta vinculados al proceso independentista en Cataluña.

Gallardo ganó algo de tiempo con esa petición, que fue desestimada por el tribunal. El 30 de enero de este año, la Audiencia de Madrid le convocó personalmente para notificarle que debía ingresar en prisión, pero el joven no se presentó. El último llamamiento, mucho más apremiante, se produjo este lunes 26 de febrero, cuando le otorgó un plazo de tres días y se le advirtió de que, si no se presentaba en un centro penitenciario, sería puesto en busca y captura. El tribunal está trabajando ya sobre ese escenario a la espera de confirmar si Gallardo se presenta en un centro penitenciario, una circunstancia que le debería comunicar Instituciones Penitenciarias.

Aunque el plazo formalmente vencía este jueves, fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) subrayan que la realidad es un poco más complicada, puesto que se tiene en cuenta el momento en que el condenado se da por notificado. Pese a la voluntad manifestada por el entorno de Gallardo de no presentarse en prisión, el tribunal necesita constatar que, efectivamente, los plazos han expirado. El auto con la orden de búsqueda y captura podría dictarse, añaden las mismas fuentes, en cualquier momento, tal vez a principios de la próxima semana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Gallardo cuenta con un grupo de apoyo formado, entre otros, por la sectorial de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) de apoyo a los “represaliados”, que ha organizado para este sábado a mediodía una concentración en el paseo de Lluís Companys de Barcelona, frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). La convocatoria subraya que “Dani será el primer preso político desde el inicio de las negociaciones para la amnistía”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Jesús García Bueno
Periodista especializado en información judicial. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona, donde ha cubierto escándalos de corrupción y el procés. Licenciado por la UAB, ha sido profesor universitario. Ha colaborado en el programa 'Salvados' y como investigador en el documental '800 metros' de Netflix, sobre los atentados del 17-A.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_