Opinión

De crisis en crisis

Ya no es creíble que Junts per Catalunya —si confirma su giro a la izquierda— y ERC mantengan su relación por amor al país ni por el gran objetivo incumplido hace tres años, sino por necesidad de poder