Un heterodoxo extraordinario

Escribe siempre sus novelas en primera persona, en un español puro, sin anglicismos ni atropellos. El autor de ‘La virgen de los sicarios’, un testimonio brutal de amor y violencia, lleva Colombia en todos los poros de su cuerpo. Adora también España, a la que no volverá por la ley de extranjería