El cuadro 'La librería de Pieter Meijer Warnars' (1820), de Johannes Jelgerhuis.
EN PORTADA

Las librerías de mi vida

Antes de dirigir la Biblioteca Nacional de Argentina o de escribir 'Una historia de la lectura', Alberto Manguel fue un librero adolescente con dos funciones: pasar el plumero a los libros para conocer bien el fondo y leer para Borges, ya ciego. Lo cuenta en este artículo

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada