Tribuna

Picasso, Renoir y la vulgaridad

En sus últimos años, cuando el pintor malagueño se obsesionó con el sexo y la muerte, retrató a partir de una fotografía a su admirado colega francés. Le envidiaba la capacidad para hacer que imágenes vulgares se graben en la memoria de millones de personas