Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Once maestros visitan a Picasso

El museo malagueño acoge obras de Cézanne, Courbet, Degas, Manet, Matisse, Renoir y Rodin

Un hombre observa una de las obras expuestas en Málaga. Ampliar foto
Un hombre observa una de las obras expuestas en Málaga.

Un 25 de octubre de 1881 nacía en la plaza de la Merced de Málaga Pablo Ruiz Picasso, quien se convertiría en uno de los artistas más importantes de la historia del arte y, posiblemente, el más influyente del siglo XX. Y como no podía ser de otra forma, su ciudad natal se vuelca desde hoy viernes y hasta el domingo en recordar su figura con exposiciones, talleres, visitas gratuitas al Museo Picasso (MPM) y a la Fundación-Casa Natal, conciertos y otras actividades.

Si a comienzos de la semana era la artista sueca pionera de la abstracción Hilma af Klint quien traía su asombrosa obra abstracta al MPM, mañana sábado se inaugura en el Palacio de Buenavista otra exposición temporal dentro del programa de actos por la celebración de su décimo aniversario.

Once obras invitadas es el título de esta muestra en la que obras de maestros como Cézanne, Courbet, Degas, Gris, González, Ingres, Manet, Matisse, Renoir o Rodin se confrontan con otras de Picasso pertenecientes a la colección permanente de la pinacoteca. Estos artistas fueron el báculo de un joven Picasso cuando este decidió dejar Barcelona para aventurarse en el París de los bohemios.

En 1904, Picasso se instala en el barrio de artistas de Bateau-lavoir, en Montmartre. Allí es donde el artista halló un espacio único de complicidad creativa, que convirtió al barrio en toda una leyenda para los amantes del arte. Allí, entre sus casas y sus plazas, creó Las señoritas de Avignon y, con ellas, el cubismo y la primera gloria para Picasso.

'Odalisca con bombachos rojos', de Matisse. ampliar foto
'Odalisca con bombachos rojos', de Matisse.

Picasso se encontró cómodo en Montmartre, rodeado de artistas como Juan Gris, Braque, Matisse, Modigliani, Severini o poetas como Max Jacob o Apollinaire, que se convirtió en una especie de mentor y que dio a conocer al Picasso que se adentraba en el cubismo. Parte de esta “familia intelectual” del artista malagueño, como la ha definido el director artístico del MPM, José Lebrero, le visita ahora en su casa, muestra que se puede visitar hasta el próximo 23 de febrero.

Un retrato al óleo realizado por Degas de su hermana Marguerite abre el recorrido en la Sala I estableciendo con el resto de obras de este espacio un singular juego de miradas. Rodin es el artista invitado en la Sala III, con una escultura en bronce titulada El hombre de la nariz rota (1865), que es mostrado junto al Picador de la nariz rota (1903) de Picasso. En la Sala IV, un bodegón pintado en 1925 por Juan Gris se yuxtapone a las obras picassianas de la aventura cubista. Ya en la Sala V, Odalisca con bombachos rojos (1924-1925), de Matisse se reclina sobre un ornamental fondo. En la Sala VI, Tres bañistas, de Paul Cézanne se contrapone a la que realizó el artista malagueño en 1971.Cierra este excepcional recorrido, ya en la sala XI, una escena taurina al óleo de Manet, que se expone junta a otras obras que Picasso realizó vinculadas a la figura del toro.

Por su parte, la Fundación Picasso ha presentado la exposición Falla/Picasso: Le Tricorne, muestra que testimonia la colaboración entre estos dos creadores andaluces en el estreno del ballet Le tricorne. Más conocido como El sombrero de tres picos, esta obra estrenada en 1919 en Londres, contó con los decorados y vestuarios de Picasso y las composiciones musicales de Falla.

En la exposición, abierta hasta el próximo 19 de enero, se exhiben las 32 ilustraciones editadas al año siguiente del estreno del ballet en Londres y coincidiendo con su estreno parisino, en edición numerada, que recogen las aportaciones de Picasso a este ballet clave. Junto al contenido de esa carpeta editada por el galerista Paul Rosenberg se exhibe las cubiertas de la misma, que en este caso es la regalada al compositor Francis Poulenc, que incluye un collage original realizado por Picasso en homenaje al músico. Todo el contenido de la carpeta ha sido cedido por el Archivo Manuel de Falla de Granada.

Algunas de las obras de 'FallaPicasso: Le Tricorne'. ampliar foto
Algunas de las obras de 'Falla/Picasso: Le Tricorne'.

Finalmente, se exhibe en esta sala un dibujo de Picasso perteneciente a los bocetos que el artista realizó para el decorado de este ballet. Para concluir el recorrido, el espacio final de la exposición reúne material documental que refleja la entusiasta acogida crítica de este ballet estrenado por la mítica compañía de los Ballets Rusos dirigida por Sergei Diaghilev. De este director se muestra una carta manuscrita dirigida a Falla y en la que se habla de Picasso. Además se puede ver un material único de gran interés relacionado con la participación de Falla y Picasso en el proyecto.

“Tan fuerte era la mano de Picasso y el sello que imprimía a todo lo que hacía, que en El sombrero de tres picos nadie más se atrevió a hacer sus decorados y figurines, y el único que se atrevió, ya en los años cuarenta, fue Dalí”, explica la directora del Archivo Manuel de Falla de Granada, Elena García de Paredes.

Junto a esta dos exposiciones, el programa de actividades del 132º aniversario de Picasso incluye la visita gratuita de la exposición de la Fundación Picasso y la casa natal del pintor mañana sábado (11.00, 12.00 y 18.00) y talleres relativos a la obra y figura del artista. Además, esta noche y mañana sábado (20.00), la Orquesta Filarmónica de Málaga, dirigida por José Ramón Encinar, ofrece en el Teatro Cervantes, en versión del concierto, la suite sinfónica de El sombrero de tres picos de Manuel de Falla.

Por su parte, el MPM abre sus puertas durante 24 horas de forma gratuita mañana sábado (20.00), ofreciendo la oportunidad de visitar la colección permanente y las dos exposiciones temporales que albergan sus salas. 24 horas de una programación repleta de música, talleres y visitas guiadas por los secretos arqueológicos y arquitectónicos que esconde el Palacio de Buenavista.