Seleccione:
EL PAÍS
Parwati Sunar, 27, and her sons, Resham Sunar, 11, and Arjun Sunar, 7, pose for a picture after getting dressed for school, outside their house in Punarbas, Kanchanpur district, southwest Nepal, August 7, 2022. Parwati attends the same school as her eldest son, Resham, after returning to an education system she fled at the age of 15, when she eloped with a man seven years her senior. Parwaiti  said she hoped to become "literate enough"?to be able to keep household accounts. "I think I should not have left my school," she said, explaining the desire to catch up on the lessons she missed.  REUTERS/Navesh Chitrakar    SEARCH "CHITRAKAR NEPAL EDUCATION" FOR THIS STORY. SEARCH "WIDER IMAGE" FOR ALL STORIES.
Derechos mujer

Una madre y compañera de clase

Parwati Sunar, de 27 años, ha retomado sus estudios de secundaria, que dejó cuando tenía 15. Hoy, acude a la escuela en Punarbas (Nepal) con el mayor de sus hijos, de 11, para estar lo “suficientemente alfabetizada” como para llevar las cuentas del hogar. Su ejemplo puede animar a otras a volver a las aulas en un país en el que muchas abandonan

Los hornos de la vergüenza
Explotación infantil

Los hornos de la vergüenza

Miles de menores de edad trabajan en fábricas de ladrillos en Nepal en condiciones insalubres y peligrosas. Este es un recorrido por una de ellas y por la realidad de algunos de estos niños

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada