Crónica:70 años del bombardeo de la villa foral

Bombas sobre Gernika

Bombas sobre Gernika. "Se fue deliberadamente a destruir Guernica", aseguró Indalecio Prieto, y a la luz de lo que sucedió no parece que pueden albergarse dudas de que ese fue el propósito del bombardeo del 26 de abril de 1937. ¿Un objetivo militar, pese a su relativa lejanía del frente y su desplazamiento respecto a la dirección de la ofensiva que llevaban a cabo los sublevados? Difícilmente puede explicarse en esos términos una acción destructora de tal envergadura. Se afirmó que los aviones de la Legión Cóndor pretendían destruir el puente de Rentería. Dejando a un lado el hecho de que éste quedó intacto, tal objetivo limitado nunca hubiera justificado las sucesivas oleadas de aviones que arrasaron la villa foral "desde las 16.50 hasta las 19.45 -en el preciso relato de Alberto de Onaindía, testigo del suceso-. Durante todo ese tiempo no pasaban cinco minutos sin que aparecieran en el cielo nuevos aviones criminales". Bombas rompedoras, bombas incendiarias, metralla,... la furia de las fuerzas aéreas que formaban parte del bando franquista se desplegó con toda su intensidad. "Salir del refugio y ver aquello fue horrible. Todo el ferial ardiendo, todo era incendio. Todos temblando. ¡Cómo nos íbamos a imaginar que iba a suceder esto! ¡Todo un pueblo quemándose! ¡Ni hablábamos del susto que teníamos", relata uno de los testimonios recogidos por María Jesús Cava en su imprescindible Memoria colectiva del bombardeo.