El primer ministro británico, Boris Johnson, durante una rueda de prensa en Downing Street, en Londres.
Exclusivo suscriptores

Disculpas

¿Piensa Boris Johnson que esas fiestas fueron un error? No importa. Pedir disculpas —se piden pero en verdad se imponen— otorga impunidad y tiene una ventaja: invisibiliza a los afectados

Manifestantes chocan con la policía durante una protesta frente al Congreso tras la muerte de miembros de comunidades mapcuhes en el sur del país, el 4 de noviembre pasado.
Artículo bajo registro

Simulacro en Chile

Alejandra Costamagna|

Resulta dudosa la idea de un repliegue y una arremetida neofascista en un país que hace dos años movilizó a un millón y medio de personas en una marcha masiva

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada