Armonizar por el peor camino posible

Con la polarización que padecemos actualmente, podríamos decir que está en vigor una especie de principio de Arquímedes sociológico, que dijera que todo cuerpo político sumergido en el líquido político, experimenta un empuje hacia la bronca igual o superior al peso del volumen de visceralidad que desaloje