Artículo bajo registro

¡Iglesias, dales caña!

Si este Gobierno diera la impresión de tener tiempo para diseñar una estrategia de comunicación, podríamos pensar que en las últimas semanas hay un reparto de papeles entre el presidente y el vicepresidente segundo