Opinión

Líneas rojas

Los activistas están al mando de las instituciones políticas catalanas, también civiles y económicas. Es así como transmiten todavía una imagen de poderío que tiene cada vez menor traducción en poder real y efectivo