Columna

Renglones torcidos

Están enviando a la eurocámara a políticos curtidos en mil batallas o jóvenes promesas llenas de ambición, mientras en las cortes nacionales nos quedamos con un casting de legiones de escuderos