Pobre estrella pop

Robbie Williams, el ídolo de los estadios, juega al 'hip hop' en su nuevo disco. Recién suspendida una gira por depresión, con el asalto al mercado estadounidense perdido y en medio de duras críticas, afirma que ha legado al mundo su mejor álbum. El incorregible bocazas ha vuelto.