Columna

Mierda

Hay una filosofía impresionante en ese cuadro excesivo que es la biografía de Berlusconi: hacer el mundo a tu imagen y semejanza sin pretender ser tú nada de eso