Diez películas para ver en familia en Navidad

Un repaso a la cartelera ofrece títulos para todos los gustos y placeres: filmes para amantes del drama, de la ciencia ficción, de las palomitas, para niños que disfruten de la animación y para quienes la odien, e incluso para parentela ‘gafapasta’

Un momento de 'West Side Story', de Steven Spielberg.
Un momento de 'West Side Story', de Steven Spielberg.

Durante décadas, en España muchas familias han aprovechado las fiestas para lanzarse al cine (el día de Navidad las salas rebosaban de espectadores). A pesar del avance de la nueva variante de la covid-19, no se ha comunicado ningún caso de contagio en un local de proyección cinematográfica. Aquí van 10 recomendaciones elegidas según las aficiones y prioridad de cada familia. Hay más en la cartelera, que estos días alberga títulos para todos los gustos.

Para familias amantes de la ciencia ficción: ‘Matrix Resurrections’

Keanu Reeves , en 'Matrix Resurrections'.

¿Lana Wachowski ha construido una película autorreflexiva sobre la huella de Matrix en el imaginario colectivo o se ha tomado el encargo a coña? A lo largo de todo el filme, que copia el esquema de la primera entrega, se suceden bromas sobre encargos hechos bajo órdenes dictatoriales, el horror de los remakes, los reboots y las sagas (el personaje de Lambert Wilson solo aparece para esto), y la importancia del tiempo bala y de la filosofía que lanzó a las pantallas en 1999 el inicio de una trilogía que se tambaleó en Matrix Reloaded y se hundió en Matrix Revolutions. Esta Matrix Resurrections es entretenida, aunque a mitad de la historia se embarra por su intento constante de explicar lo inexplicable. Y el tercio final, con Carrie-Anne Moss y Keanu Reeves a pleno rendimiento, confirma algo que se intuía en sus trabajos previos: las hermanas Wachowski son unas románticas. Por cierto, atentos a aparición de la diosa Cibeles.

Crítica de Matrix Resurrections: la pastilla roja era un beso de amor.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Para familias líricas: ‘West Side Story’

Imagen de 'West Side Story'.

Que el desastre de taquilla no esconda el gran espectáculo que ha realizado Steven Spielberg en West Side Story. Entre la música de Leonard Bernstein y la demostración de poderío del cineasta, el filme es una de las mejores recomendaciones para la Navidad. Ahora bien, en esta versión hipervitaminada de la película original de 1961 y del musical que se estrenó en Broadway en 1957 se pierde cierta magia. La película de Robert Wise y Jerome Robbins cojeaba en medios y una mala selección de actores, aunque a cambio es mayúscula la labor de iluminación y fotografía (de la necesidad hicieron virtud) de Daniel L. Lapp, e hipnótica la interpretación de Natalie Wood (aunque fue doblada en las canciones). Spielberg suma en la aparición de Rita Moreno y en la reflexión sobre el racismo y el dogmatismo.

Crítica de West Side Story: su música permanece inmortal, lo demás es correcto.


Para familias con niños: ‘¡Canta 2!’

Tráiler de '¡Canta 2!'.

Si la primera ¡Canta! fue una muy agradable sorpresa con su mezcla de buena animación y una tremenda colección de éxitos del pop, ¡Canta 2! no se queda atrás y suma la aparición de Bono poniendo voz al viejo rockero Clay Calloway, que interpreta temazos de... U2. Ahora, la troupe intenta estrenar un espectáculo musical elefantiásico en una ciudad sosias de Las Vegas. Funciona, aunque ha perdido la frescura y la sorpresa de la primera, y como continuación sus creadores (el estudio francoestadounidense Illumination) no han intentado ser imaginativos: el esquema de su guion repite la trama de la primera parte.


Para familias con niños que odian la animación: ‘El lobo y el león’

Tráiler de 'El lobo y el león'.

Nunca la frase “de los creadores de” ha funcionado tan bien como en El lobo y el león, porque es “de los creadores de Mía y el león blanco”. El director de ambas, Gilles de Maistre, domina este cóctel de chica amante de la naturaleza que protege a un cachorro de animal salvaje en un escenario agreste. En este caso es Alma, un joven pianista de 20 años, que a la muerte de su abuelo regresa a la casa de su infancia, perdida en una isla canadiense. Y sus pasos se cruzan con unas crías de lobo y de león, animales por los que, para cuidarlos, decidirá quedarse en la isla.


Para familias sin niños: ‘Spencer’

Kristen Stewart, en 'Spencer'.

Grupo de amigos cinéfilos, parejas sin hijos, cinéfilos solitarios y familias que han colocado a los críos: Spencer es vuestra película. El chileno Pablo Larraín ha construido una historia de fantasmas decimonónica, casi una narración de terror, con el fin de semana navideño en que Diana de Gales tomó la decisión de divorciarse. Es decir, que también puntúa como película sobre la Navidad, aunque desde un ángulo terrible: las fiestas y las cenas como acto de vasallaje y humillación. Larraín, un autor siempre brillante, pone la cámara al servicio de Kristen Stewart, que maneja al personaje —que sigue escondiendo aun hoy un gran misterio— a través de sus distintos sentimientos: asfixia, sometimiento, redescubrimiento, maternidad, empoderamiento y liberación.

Crítica de Spencer: Lady Di, aquella princesa perdida y sola.


Para familias con adolescentes: ‘Quién lo impide’

Jonás Trueba, con alguno de los actores de 'Quién lo impide'.

¿Cómo son los adolescentes actuales? Pues en realidad, como todos los adolescentes a lo largo de los siglos. Jonás Trueba lo certifica en Quién lo impide. El cineasta conoció en octubre de 2016 a un grupo de ellos: “Entonces no tuve claro que iba a hacer una película. No lo decidí hasta el año pasado, con la crisis de la pandemia. Fue más un proceso, una forma de estar trabajando... Y sentí que tenía que homenajear a los adolescentes y contradecir la imagen de propagadores de la covid que les perseguía en verano”. Trueba contaba esto en la presentación del filme en el pasado festival de San Sebastián. Quién lo impide dura 220 minutos, pero son necesarios. Y verlos junto a adolescentes abre una nueva puerta de comunicación: ¿se sienten así? ¿Les refleja bien? ¿Qué sienten al ver a otros adolescentes en pantalla?

Crítica de Quién lo impide: adolescentes de verdad.


Para familias amantes del drama: ‘Fue la mano de Dios’

Toni Servillo y Filippo Scotti, padre e hijo en 'Fue la mano de Dios'.

Iba a proponerla para familias amantes del fútbol, pero en realidad entra mejor, además de en apasionados del drama, en otra categoría: para familias amantes de Maradona. Paolo Sorrentino crea una de sus mejores películas recuperando su infancia en Nápoles, cuando por ver un partido de su equipo, en el que entonces jugaba el astro argentino, se salvó de morir asfixiado junto a sus padres en 1987, a un mes de su 17º cumpleaños. “Los hechos no son todos reales. Las emociones, sí”, asegura el cineasta sobre lo mostrado en Fue la mano de Dios, preseleccionada a los Oscar. Es una película tan nostálgica (”la melancolía es una forma de estar en el mundo, y yo lo era antes de las grandes tragedias de mi vida”) como felliniana, con personajes y situaciones nacidas del cine del genio. Y, soterradamente, sí, un canto de amor al fútbol: “En el fútbol no sé lo que va a pasar. Hay magia. El fútbol es más sorprendente que el cine”.

Crítica de Fue la mano de Dios: habla la memoria de Sorrentino.


Para familias palomiteras: ‘Spider-Man: No Way Home’

Tom Holland, en 'Spider-Man: No Way Home'.

A estas alturas, convertida en el segundo mejor arranque de la historia de la taquilla en Estados Unidos, lanzada a ser la película que más recaude del año allí, en España y en el resto del mundo, poco queda por decir para empujar a alguien a ver de nuevo a Tom Holland con el traje del hombre araña. Pero sí se puede aplaudir: Spider-Man: No Way Home es disfrutona, un divertimento defendible, que constriñe la carrera del superhéroe en el cine en el siglo XXI... Y mira que ha sido larga. Como apuntaba Javier Ocaña en su crítica, todo un regocijo. ¡Ah!, y actúa Marisa Tomei, una intérprete absolutamente infravalorada.

Crítica de Spider-Man: No Way Home: los tres regocijantes niveles del hombre araña.


Para familias con ganas de una media sonrisa: ‘Seis días corrientes’

Pep, Moha y Valero, los protagonistas de 'Seis días corrientes'.

Neus Ballús se ha marcado una de las mejores comedias del año con solo poner la cámara delante de tres fontaneros. Puede parecer simple, pero no es sencillo. Seis días corrientes es una maravilla. Ballús plasma las andanzas de un trío de lampistas por la periferia de Barcelona. Son Mohamed, Valero y Pep, tres actores que en la vida real se llaman Mohamed, Valero y Pep y también son fontaneros. Con ellos rodó hasta 70 horas de metraje que acabaron reducidas a 90 minutos, que condensan una de entre muchas historias. Hay dolor, clasismo, racismo... aunque por encima de ellos estén el humor, el absurdo de algunas situaciones. En definitiva, la vida.

Crítica de Seis días corrientes: una comedia tierna e inclasificable sobre una cuadrilla de fontaneros.


Para familias ‘gafapastas’: ‘Espíritu sagrado’

Tráiler de 'Espíritu sagrado'.

¿Cómo alabar la mejor película española del año sin subrayar ese increíble tramo final de 10 minutos, rematado en un plano fijo en el que entran un hinchable de feria con la forma de una esfinge y un pelotón de policías? ¿Cómo se puede hacer una película de ciencia ficción en Elche y que supure verdad? ¿Cómo hablar de asociaciones de obsesionados por los ovnis, niñas desaparecidas, estatuillas de cerámica horripilantes, música new age de la peor calaña, estampados de leopardo, gotelé en las paredes, sin caer ni en el ridículo ni en realidad en ningún género? A todos estos interrogantes da respuesta Chema García Ibarra con Espíritu sagrado. En su estreno, García Ibarra contaba: “Me fascina la España sobrenatural, con esas publicaciones y programas de televisión características. No me interesa el hecho fantástico en sí. No me atraen las caras de Bélmez, sino el tipo que está en la puerta de la casa cobrando la entrada. O el restaurante al que vas tras haber visto las caras. ¿Está decorado con retratos de ese fenómeno paranormal? Todo lo humano que rodea a lo parapsicológico me fascina”. Y eso es Espíritu sagrado.

Crítica de Espíritu sagrado: objeto cinematográfico no identificado desde Elche.

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS