De la facultad al taller

No les gustaron las puertas que les abrió la universidad y con un golpe de suerte, o de ERE, se lanzaron a trabajar con sus manos. Varios emprendedores con estudios reinventan la sastrería, la marroquinería o la floristería