CRÍTICA | THE GRANDMASTER

Pasión kung fu

Wong Kar-Wai recupera lo mejor de sí mismo, que es, al mismo tiempo, lo de siempre y lo nunca visto: un cóctel de intimidad, convulsiones históricas y artes marciales