Entrevista:WONG KAR-WAI | Director de '2046'

"A los espectadores les invito a bailar con los personajes"

Wong Kar-wai (Shanghai, 1958) ha tardado cuatro años en hacer 2046, que hoy se estrena en España. Como ya ocurría en In the mood for love, el director nos lleva a ese hipnótico mundo de nostálgicas evocaciones amorosas en las que se habla poco y se mira mucho. En la habitación 2046 de un viejo hotel, un hombre escribe sobre un tren que viaja al año 2046. Confinado en su cuarto, cree que escribe sobre el futuro cuando sólo lo hace sobre el pasado. "En realidad", dice Wong Kar-wai, "es la historia de un hombre que se inventa a diferentes mujeres para no olvidar a la única que amó, y que fue a la única que traicionó".

Interpretada por Tony Leung, Gong Li, Zhang Ziyi y Maggie Cheung, entre otras bellezas del cine oriental, la acción transcurre en dos lugares estrechos y de paso: un tren y un hotel. En ambos, las paredes se mueven. Wong Kar-wai escribe: "Todos tenemos necesidad de un lugar donde esconder o guardar ciertos recuerdos, pensamientos, impulsos, sueños y esperanzas. Son aspectos de nuestras vidas que no podemos resolver o sobre los cuales no podemos decidir, y al mismo tiempo sentimos miedo de ellos. Para algunos se trata de un lugar real, para otros de un espacio mental, para unos pocos no es nada".

"Me inspiró la manera de contar las historias de Manuel Puig. En su literatura hay algo indefinible que me gustaría transmitir con mi cine"
"No tengo una mirada pesimista sobre el hombre. Es verdad que mis personajes están terriblemente solos, pero quieren dejar de estarlo"

Más información

Sentado en un oscuro rincón de un lujoso hotel madrileño, el cineasta lleva las gafas de sol que (al menos en público) nunca se quita. Una caja de kleenex y un frenadol advierten que no se trata de su mejor día. Fuma mientras habla un inglés pausado y correcto. Kar-wai es, para muchos, el mejor cineasta del mundo, el más elegante y estilizado, el creador de un lenguaje estremecedor. Un mito. Él se ríe y luego lanza una advertencia: "No me gusta que me vean como a un Dios o como a alguien especial. No soy nada del otro mundo. No hay nada nuevo o moderno en mi cine. Me pone nervioso saber que mucha gente me percibe así. Te aman y te odian por las mismas razones. Así que prefiero no pensar en los demás y lo que esperan de mí".

Entre las influencias del cine de Kar-wai está la de la literatura del argentino Manuel Puig. "A Manuel Puig le leí cuando estaba en el instituto", explica. "Me inspiró su manera de contar las historias, no el contenido, sino la forma. Yo apenas utilizo un guión, tomo notas y luego hablo mucho con los actores, de la película y de la historia que quiero contar. En la literatura de Puig hay algo indefinible que me gustaría transmitir con mi cine". La influencia latina va más allá y en 2046, como ya ocurría en In the mood for love, suena música latina de los años sesenta. "Bueno, para mí es algo muy natural, en los años sesenta, en los bares y night clubs, las bandas que actuaban eran siempre de filipinos. Ellos introdujeron en oriente la música latina. Cuando llegué a Hong Kong tenía cinco años y lo primero que me impresionó fue la música y los sonidos de la ciudad. Cuando era niño no sabía que era un bolero, pero ya entonces me fascinaba. Yo los encontraba divertidos, y el ritmo me gustaba mucho. La música latina es muy creativa". Kar-wai dice que los espectadores de sus películas bailan con la pantalla: "La manera de utilizar la música en mis películas es muy impresionista. Cada capítulo o cada historia tiene su propia banda sonora. Yo a los espectadores les invito a bailar con los personajes, un baile en el que deben saber cuándo cambiar de pareja y moverse alrededor de unos y otros".

"Cuando escribo tengo la música en la cabeza, los boleros siempre están al principio. Con la historia de Tony Leung y Gong Li la música vino después. Gong Li me recuerda a las mujeres de Fassbinder y por eso utilicé música de sus películas. La historia de Tony Leung con la mujer del hotel me recuerda a La mujer de al lado, de Truffaut, pensé en esa música entonces. Truffaut y Fassbinder han sido una fuerte influencia en mi cine", continúa el cineasta. "Algunas veces, cuando trabajas en una película, las situaciones, los personajes, las localizaciones, todo te recuerda a algo. De repente te das cuenta de que todo lo que has elegido te lleva a Antonioni. Ese peso existe y yo no renuncio a él".

"Aunque pueda parecerlo yo no tengo una mirada pesimista sobre el hombre", añade el director. "Es verdad que mis personajes están terriblemente solos, pero quieren dejar de estarlo. Buscan desesperadamente algo, lo malo es que lo que buscan ya pasó. Ahí surge la nostalgia, la culpa y el dolor. Resultaría aburrida una película sobre un hombre guapo y una mujer guapa que se aman y se conocen en el momento preciso y son felices. ¿A quién le importa eso? Nosotros queremos saber qué les ocurre a esas personas que no se encuentran nunca, que sobreviven sabiendo que en realidad para ellos sólo existió aquel amor".

2046 se estrenó en el pasado Festival de Cannes. Llegó el último día, con la película sin terminar de montar y rodeada de la expectación y el misterio que despierta su autor. Después de cuatro años de trabajo, 2046 parecía no tener fin. "Desde el principio tuvimos muchos problemas. Técnicamente, porque la producción era muy complicada. Tony Leung rodó 10 películas mientras hacíamos 2046, así que para él era muy complejo volver una y otra vez a este personaje. El rodaje se concentró en los últimos 15 meses. Para las actrices no había problema porque cada una de ellas pertenece a un capítulo diferente de su vida, pero él pasa por cuatro relaciones muy intensas con cuatro mujeres grandiosas y encima sabiendo que le espera un final infeliz".

Wong Kar-wai suele decir que siempre hace la misma película y que habla de la misma gente: "Gente que mira por la ventana lo que hacen los demás para robarles así algo de vida". "De alguna manera, 2046 es la continuación de In the mood for love. Al principio, 2046 estaba inspiradas en tres óperas occidentales. Durante el rodaje de In the mood for love decidí que quería seguir contando la misma historia de otra manera. Capítulos diferentes de lo mismo. En esta película no hay familias ni vecinos, sólo es un hotel en el que él escribe. Él está atrapado en esa habitación como está atrapado por sus pensamientos. El está confinado por sus recuerdos".

Wong Kar-wai iba a rodar ahora un viejo proyecto sobre Bruce Lee, pero el capricho de una diva ha cambiado sus planes. "Bruce Lee era muy mal estudiante y yo quería rodar una historia sobre su maestro. Tony Leung interpretaría al profesor. Pero me llevará tiempo porque antes voy a rodar una película con Nicole Kidman". ¿Otra historia de amor? "No, no estoy seguro de que sea una historia de amor", añade el director. "En realidad, de lo único que estoy seguro es de que será la historia de una mujer".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 2004.