Opinión

La hija ilegítima

Si en un país existieran dudas reales sobre la correcta financiación de los partidos políticos, del correcto proceder de los aledaños de la Corona, así como de la ecuanimidad de los tribunales que deben de corregir y juzgar, sería para salir a la calle en manifestación un día sí y el otro también