Una mujer guarda las cosas de su marido fallecido.
Columna

Cosas

Los objetos de los que se ha servido alguien parecen seguir esperándole cuando ya es imposible que vuelva a necesitarlos. Son más tercamente fieles a las rutinas del existir que sus desaparecidos dueños

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada