Pedro Almodóvar posa en Nueva York para los medios en el estreno de su película '¡Átame!', en 1990.
Pedro Almodóvar

Memoria de un día vacío, por Pedro Almodóvar

“Maldita Semana Santa”, profiere el director en su casa en una jornada sin nada que hacer excepto leer, caminar y pensar. En un diálogo consigo mismo se traslada a 1983 y 1990, a las fiestas de Warhol en Madrid y el loco estreno de ‘¡Átame!’ en Nueva York. Reflexiona sobre cómo la soledad le inspira, pero también sobre cómo le pesa ahora: “Si de algo estaba seguro cuando era joven, era de que nunca me aburriría. Ahora me aburro. Y eso es una especie de derrota”.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada