Columna

Traidor

Me hubiera gustado escuchar en un avión: “Por favor, abróchense los cinturones de seguridad. Dentro de pocos minutos aterrizaremos en el aeropuerto Inmanuel Kant”