Este es hoy el estado de la cuestión: el mismo elemento físico se permite públicamente en el hombre pero no en la mujer. Curiosamente, no siempre fue así. Los pezones femeninos se vieron, durante mucho tiempo, hasta en las iglesias.
Tápese. No, usted no. Usted.

El pezón femenino no, el masculino sí: un absurdo que empezó en 1517 y continúa en Instagram

María Bastarós|Valencia|

Facebook censuró en 2018 una estatua de hace 28.000 años. También un anuncio de lactancia. Hace nada, Instagram lo hacía con Madonna y con el cartel de ‘Madres paralelas’. Una tónica que no parece que vaya a cambiar. Mientras, el hombre puede mostrar sus pezones como y donde quiera. ¿Por qué? La respuesta lleva fabricándose siglos.

Ben Affleck y Jennifer Lopez en la proyección de 'El último duelo' en el Festival de Venecia, el pasado 10 de septiembre.
Dos y dos son cinco (o seis o siete u ocho o nueve)

Así funciona una ‘superpareja’: anatomía de la euforia y la rentabilidad de dos famosos juntos

La reconciliación de Ben Affleck y Jennifer Lopez es la noticia de crónica social del año y su poder conjunto sigue intacto casi 20 años después. Son el último ejemplo de una fuerza que crearon Liz Taylor y Richard Burton y que demuestra en, en algunos casos, uno más uno es mucho más que dos

Superestrellas como Michael Jackson, Janet Jackson , Bono o Prince mueven millones, pero no tanto como las alitas de pollo, un clásico para ver el partido de la Super Bowl y que este año podría llegar a las 1.500 millones de unidades consumidas.
Tiene mucho 'touch down', tiene mucho tempo

La Super Bowl, ese evento épico con decenas de estrellas, miles de fuegos artificiales y 1.420 millones de alitas de pollo

Esta es la historia de cómo una competición llamada a conquistar solo a los forofos del fútbol americano consiguió suscitar la atención de todo el mundo recurriendo a una fórmula infalible en cualquier cultura: cientos de cosas de colores moviéndose en un escenario

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada