Tribuna:

Urra

Urra. El defensor del Menor de la Comunidad de Madrid parece haber destapado la caja de los truenos. A Javier Urra se le ha ocurrido plantear la posibilidad de prohibir a los niños menores de 14 años la entrada a las plazas de toros, y el mundo taurino ha reaccionado como si le mentaran a la madre.Algunos aficionados con pluma han descubierto de pronto que Urra es un auténtico monstruo de siete cabezas y le tachan de pelanas, metomentodo, totalitario y todas las burradas que quepa imaginar cuando, hasta ahora, no habían advertido tamaña perversión en el personaje. Cuesta creer que la pasión por la fiesta nacional llegue a provocar una respuesta tan vehemente y desmedida ante lo que resulta ser sólo una propuesta de discusión. Da la sensación de que el ámbito de los toros se ha constituido en un poderoso grupo de presión capaz de aplastar cualquier iniciativa o argumento que pueda contradecir siquiera mínimamente la sublimación de la fiesta o perjudicar sus intereses.

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada