Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
36º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Sombras chilenas

La cinta chilena Imagen latente, fábula realista de cómo se armoniza el miedo al miedo en las dictaduras despiadadas, fue presentada en la sección Zabaltegi por su realizador, Pablo Perelman, que después se prestó a intenso coloquio. Hermano de un desaparecido, Perelman narra esa obsesión autobiográfica de búsqueda de la duda con una estética de encuadres y un ritmo muy meritorios, dado que la película fue producida en condiciones precarias y semiclandestinas; financiada en base a donativos, aportaciones desinteresadas, créditos y buena voluntad, y rodada en fines de semana durante nueve meses. Un dificilísimo parto que concluyó con la obvia prohibición de¡ filme por parte de las autoridades. La calidad técnica es resultado de los muchos especialistas publicitarios que en Chile abundan: cámaras, luminotécnicos, actores. No existe en este país, prácticamente, la industria cinematográfica. Diez años de toque de queda encarcelaron a los chilenos en sus hogares frente a un televisor que concentra, debidamente manipulada, la imagen del régimen. Perelman confesó que todos los cineastas sojuzgados de América Latina están deseando aplicar su oficio a otros estilos ajenos a ese género de terror que es el filme de desaparecidos, pero que, dadas las circunstancias, y por exigencias éticas y culturales, la comedia queda por el momento descartada. Además, la drástica censura termina luego de transmutar la obra narrativa en acto político. Imagen latente describe el impacto de !as mazmorras secretas, los tormentos y la sordidez policial no sólo en aquellos que los sufren, sino también en el entorno familiar y social que, sin haberlos padecido, conoce y teme esas tenebrosas circunstancias. Moraleja: que la mera intuición de que la tortura existe basta para conmocionar a un colectivo, a un país, y alienarlo de pánico. Perelman espera que, dada la actual situación, Imagen latente pueda exhibirse pronto en Chile. Es el mismo contraluz de esperanza que aureola sus sombras chilenas, su feliz conjugación de plástica e intenciones. Suerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de septiembre de 1988