Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
36º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN

Francisco Regueiro: 'Diario de invierno' es una comedia bárbara"

El director afirma que su filme es una prolongación de 'Padre nuestro'

El director Franciso Regueiro, de 54 años, presentó ayer su 14º película, Diario de invierno, dentro de la sección de competición del 36º Festival de Cine de San Sebastián. Regueiro, que se mostraba ayer convencido de conseguir alguna concha de oro, define su película como una "comedia bárbara valleinclanesca".

Después del pase de la mañana ante la Prensa especializada, el comentario más generalizado que suscitó el filme de Regueiro es que se trata de una película muy dura, plena de sugerencias. "Creo que sí", dice Regueiro, "Diario de invierno, al igual que la anterior, Padre nuestro, es una película dura. Es más, creo que es desoladora. Esa podría ser su mayor diferencia con Padre nuestro, aunque en ambas se recoge un mismo mundo con un sustrato y fantasmas comunes. Yo no podría haber hecho Padre nuestro sin que urgentemente me metiera a hacer Diario de invierno. Ésta es una prolongación y una aclaración de aquélla, aunque los niveles argumentales sean diferentes".El argumento de Diario de invierno tiene como centro a un comisario de policía que retorna a su infancia a través de la detención de un parricida de ocho años. "La historia de la película surgió", explica Regueiro, "porque Ángel Fernández-Santos, guionista del filme, y Carlos Rodríguez Sanz tenían la historia de un parricidio frustrado que estaba irresuelta por diversos imponderables que no vienen ahora al caso. Había una imposibilidad manifiesta de desentrañar esta historia hasta que Fernández-Santos y yo encontramos la parte .en la que un padre hace un viaje de 200 metros en Madrid, y que es larguísimo y sugerente. A partir de ahí empezamos el guión de Diario de invierno y en él hemos trabajado durante casi dos años. La forma y punto de vista con la que hemos enfocado la historia hace que la película sea un producto muy diferente de lo que comúnmente se puede ver".

Muerte plácida

El tema de la eutanasia tiene un gran protagonismo en la película de Regueiro. El personaje del padre (Fernando Rey) es un antiguo curandero que se ocupa de llevar una muerte plácida a quienes ya no tienen esperanza y sólo les queda el sufrimiento físico. Su hijo (Eusebio Poncela), comisario de policía, intenta buscar pruebas que demuestren la actividad delictiva del padre. Regueiro dice que la presencia de la muerte está presente en toda la Película hasta el punto de que todos los personajes caminan hacia ella. "El padre ha convertido a la muerte en su actividad profesional. Es un entrañable verdugo de esos que todos los días hablan los periódicos de toda Europa y de los que muchos conservan un recuerdo desdibujado de la infancia. La madre (Terele Pávez), una especie de misericordia expulsada de todos los conventos, es una visión amable y entrañable de la muerte".El personaje de la madre, que interpreta Terele Pávez, hace que Regueiro no encuentre palabras suficientes para alabar el trabajo de la actriz. "He tenido el reparto que yo quería: Fernando Rey, Eusebio Poncela, Francisco Algora, Terele Pávez, Rosario Flores, Lili Murati y Victoria Peña. Todos están absolutamente maravillosos porque cuando escribíamos el guión ya íbamos poniendo las caras de estos actores a los personajes. Es muy difícil que la singularidad de estos actores y papeles se haya logrado, a través de una química que ha funcionado perfectamente Sabíamos el punto de salida, pero no el de Regada. Cuando das la moviola y ves el aura que desprenden sus caras en la cinta, te convences de que la química ha funcionado de una manera casi mágica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de septiembre de 1988